Instagram
Facebook
Tumbler
Gmail
Eng / Esp
Pedro Kouba
Pedro Kouba

(1) Hay en el emocionante trabajo pictórico de Pedro Kouba un impulso de ecología sentimental que transforma las imágenes en un proceso de difícil concreción. Como el rayo que era serpiente pues era lluvia para los indios pueblo, el desarrollo pictórico de su Atlas inacabado ahonda ‘hasta el subsuelo de la imagen, donde sigue vigente esa lucha entre lo virtual y lo palpable, entre lo científico y lo mágico’.

El peligro constante de lo intempestivo y la minuciosa mirada vigorizan este proyecto basado en aquella psicología de las imágenes que permanecen pegadas en la cultura, aquella en la que tanto se fascinara Aby Warburg. El homenaje ejecutado con fiereza por Pedro quizá agradase a un Warburg presente, porque Pedro Kouba se presenta a sí mismo como un auténtico sufriente del mundo de lo visual-cultural, ahondando en el trauma aun presente también, quizá cada vez más reiterado por el avance de los embusteros modos de visión contemporáneos, la “biblioteca magnética” warburgiana del exhibicionismo actual, donde la huella parece ser el único rastro que indique por dónde ha transitado el tiempo.

(Texto por Cesar Novella, sobre El Ritual de la Lluvia, en Novella Gallery, 2020)

(2) Scapeland hace preguntarnos hasta qué punto nuestra mirada ha perdido la profundidad debido a las múltiples capas de artificialidad a la que ésta se ve sometida. Estratos en los que se oculta información y que se superponen, con los que se construye el horizonte, que ha pasado a situarse en la yema de nuestros dedos.

La pintura como cartografía de un territorio físico en el que el plástico, como símbolo del artificio y de lo masivo-virtual, intercepta y oculta la legibilidad de lo que tenemos delante, construyendo así nuestra verdadera visión del espacio.

(Sobre Scapeland. Pedro Esteban, 2020)

(3) Broken Views gira en torno al constante cuestionamiento sobre el uso de las imágenes en la era socio virtual y la manera en que éstas influyen y distorsionan nuestro imaginario. No intento sacar a relucir la nostalgia idílica del pasado si no mas bien encontrar en el seno de la incertidumbre aquello que nos mantiene despiertos.

A través de este proyecto trato de ahondar sobre la ambigüedad que en tantos aspectos nos afecta. Lo virtual contra lo táctil, lo presente contra lo ausente, el archivo comprimido contra lo vivido. Mediante ésta tensión establecida, intento crear un lenguaje que combina ambas partes y así enfrentar los valores más primitivos del ser humano al tamiz de la codificación y el error informático, sometiendo el proceso pictórico a una suerte de deshumanización.

Esta ‘azarosa’ construcción de nuevos escenarios asimila la desmaterialización de la imagenicono, y busca ahondar en el ‘después de’, siendo la pintura la responsable de reconstruir aquello que buscamos al mirar, como el brote que se abre paso entre la ceniza.

(texto por Pedro Esteban, sobre Broken Views, 2018)

(4) Pedro nos devuelve la pelota para que sigamos jugando a ese entretenimiento de regatear los traumas identitarios. Esos que parecieron ocultarse bajo capas de pintura fresca azul celeste como el mar, como el cielo, como una camiseta eterna de verano en la piscina de tus abuelos maternos.

Por una parte para intentar olvidar lo que no merece la pena ser olvidado. Por otra parte, para recordar lo que una vez por todas, finalmente ahora sí, mereció la pena ser recordado

(texto por César Novella, sobre The Nothing, 2016)